Tagged: Identity

What Astronauts And Toddlers Can Teach You About Consumers. Via: FastCo.

By: PAUL VALERIO

 

WHEN COLLECTING DATA ON CONSUMER BEHAVIOR, TUNE INTO THE NOISE–THE PATTERNS THAT DRIVE HUMAN PERCEPTION, ARGUES METHOD’S PAUL VALERIO.

If you were forced to rely on only two target audiences to guide all your future design work, I’d strongly recommend using astronauts and toddlers. Fortunately, the connection between them goes beyond the design of their underwear to the nature of perception and expertise, and in what we treat as valid data, and what we choose to ignore as “noise”–the extraneous details, out-of-category input, the anecdotal tidbits. As it turns out, noise is much more valuable for useful design insights than you might think.

First, the astronauts. One little-known quirk of the Apollo moon landings was the difficulty the astronauts had judging distances on the Moon. The most dramatic example of this problem occurred in 1971 during Apollo 14, when Alan Shepard and Edgar Mitchell were tasked with examining the 1,000-foot-wide Cone Crater after landing their spacecraft less than a mile away. After a long, exhausting uphill walk in their awkward space suits, they just couldn’t identify the rim of the crater. Finally, perplexed, frustrated, and with the oxygen levels in their suits running low, they were forced to turn back. Forty years later, high-resolution images from new lunar satellites showed they had indeed come close–the trail of their footprints, still perfectly preserved in the soil, stop less than 100 feet from the rim of the crater. A huge, 1,000-foot-wide crater, and they couldn’t tell they were practically right on top of it. Why?

It should have been easy for them, right? These guys were trained as Navy test pilots; landing jets on aircraft carriers requires some expertise in distance judgment. They also had detailed plans and maps for their mission and had the support of an entire team of engineers on Earth. But their expertise was actually part of the core problem. The data their minds were trying to process was too good. All of the “noise” essential to creating the patterns their minds needed to process the data accurately was missing. And patterns are the key to human perception, especially for experts.

Consider everything that was missing up there. First, there’s no air on the Moon, so there’s no atmospheric haze, either. Eyes that grew up on Earth expect more distant objects to appear lighter in color and have softer edges than closer things. Yet everything on the Moon looks tack-sharp, regardless of distance. Second, the lack of trees, telephone poles, and other familiar objects left no reference points for comparison. Third, since the Moon is much smaller than the Earth, the horizon is closer, thus ruining another reliable benchmark. Finally, the odd combination of harsh, brilliant sunshine with a pitch-black sky created cognitive dissonance, causing the brain to doubt the validity of everything it saw.

Ironically, that kind of truthful, distortion-free data is usually what experience designers want to have as input for their decision-making, no matter what they’re trying to do. We tend to believe that complex systems are the tidy, linear sum of the individual variables that create them. But despite the pristine environment of the Moon, the Apollo astronauts were repeatedly baffled when it came to simple distance and size perceptions, even after each team came back from the Moon and told the next team to be aware of it.

Meanwhile, the toddlers I mentioned earlier provide a corresponding example of the power of patterns in perception. When my first child was about 4, we came across a wonderful series of picture books called Look-Alikes, created by the late Joan Steiner. Each book has a collection of staged photographs of miniature everyday scenes like railway stations, city skylines, and amusement parks created entirely from common, found objects (see some examples here). Without any special adornment, a drink thermos masquerades as a locomotive, scissors become a ferris wheel, and even a hand grenade makes for a very convincing pot-belly stove. The entire game is to un-see the familiarity of the scene, and identify all the common objects ludicrously pretending to be something other than what they are. There’s no trick photography involved, but you can look at each picture for hours and not “see” everything that’s right there in front of you. You know it’s a trick, but you keep falling for it over and over.

The really amazing part is that the toddler, a true novice with only a few years’ experience in seeing, completely understands the scenes she’s looking at, even though every individual piece of “data” she’s looking at is a deliberate lie. Yet the pattern of data that creates the scene is “perfect.” We already know what those scenes are supposed to look like before we even see the book’s version of them, so we unconsciously project that pattern onto what we’re looking at, even to the point of constantly rejecting the contrary data our eyes are showing us. There is in fact no amusement park in the photograph I called an amusement park. But I see it anyway.

In data-processing parlance, the signal-to-noise ratio of the moonscape was perfect (actually, infinitely high), and zero for Look-Alikes pages (the whole joke is that there really was no signal there in the first place). Yet a toddler can read the noisy scene perfectly, and the seasoned test pilots were baffled by the noiseless scene. How can this be?

The lesson is that patterns drive perception more so than the integrity of the data that create the patterns. We perceive our way through life; we don’t think our way through it. Thinking is what we do after we realize that our perception has failed us somehow. But because pattern recognition is so powerfully efficient, it’s our default state. The thinking part? Not so much.

This just might be why online grocery shopping has yet to really take off. The average large U.S. supermarket offers about 50,000 SKUs, yet a weekly grocery shopper can easily get a complete trip done in about 30 minutes. We certainly don’t feel like we’re making 50,000 yes/no decisions to make that trip, but in effect we actually do. Put that same huge selection online, and all of those decisions are indeed conscious. Even though grocery shopping is a repetitive, list-based task, the in-store noise of all those products that aren’t on your list give you essential cues to finding the ones that are, and in reminding you of those that were not on your list but you still need. That’s even before you get to the detail level, where all the other sensory cues tell you which bunch of bananas is just right for you. So despite all the extra effort and hassle involved in going to the store in person, it still works better because of, not in spite of, the patterns of extraneous noise you have to process to get the job done.

To account for the role of noise within the essential skill of pattern recognition, we need to remind ourselves how complex seemingly simple tasks really are. Visually reading a scene, whether it’s a moonscape, a children’s book illustration, a grocery store, or a redesigned website, is an inherently complex task. Whenever people are faced with complexity (i.e., all day, every day), they use pattern recognition to identify, decipher, and understand what’s going on instantly, instead of examining each component individually. The catch is that all of the valuable consumer thought processes we want to address–understanding, passion, persuasion, the decision to act–are complex.

However, the research we use to help us design for these situations usually tries to dismantle this complexity. It also assumes a user who is actually paying attention, undistracted, in a clean and quiet environment (such as a market research facility), and cares deeply about the topic. Then we “clean” the data we collect, in an attempt to remove the noise. And getting rid of noise destroys the patterns that enable people to navigate those complex functions. So we wind up relying on an approach that does a poor job of modeling the system we’re trying to influence.

The challenge is to overcome the seemingly paradoxical notion that paying attention to factors completely outside our topic of interest actually improves our understanding of that topic. Doing so requires acknowledging that our target audience may not care as much about something as we do, even if that topic represents our entire livelihood. It requires a broader definition of the boundaries of what that topic is, and including the often chaotic context that surrounds it in the real world. It also requires a more than casual comfort level with ambiguity: Truly understanding complex systems involves recognizing how unpredictable, and often counterintuitive, they really are.

This is why ethnographic research is so popular with all kinds of designers. The rich context ethnographies offer is full of useful noise; the improvising people do to actually use a product, the ancillary details that surround it, and the unexpected motivations a consumer might bring to its use. These are all easier to access via a qualitative, on-location approach than they are via a set of quantitative crosstabs or sitting behind a mirror watching a focus group. It’s also a powerful human-to-human interface, in which the designer uses his innate pattern-recognition capability to analyze patterns in user behavior.

What often gets overlooked is the role noise can and should play in quantitative research. Most designers’ avoid quantitative research because of the clinically dry nature of the charts it produces, and the often false sense of authority that statistically projectable data can wield. However, only quantitative research can reveal the kind of perceptual patterns that are invisible to qualitative methods, and the results needn’t be dry at all. The solution is to appropriately introduce the right kind of noise to quantitative research, to deliberately drop in the necessary telephone poles, trees, and haze that allows those higher-level perceptual patterns to be seen and interpreted.

How audio dithering works.

Fortunately, there’s already a model for this. When analog music is digitally recorded, some of the higher highs and lower lows are lost in the conversion. Through a process called dithering, audio engineers can add randomized audio noise to the digital signal. Strangely enough, even though the added noise has nothing to do with the original music, adding it actually improves the perceived quality of the digital audio file. The noise fills in the gaps left by the analog-to-digital conversion, essentially tricking your ear into hearing a more natural-sounding sound. The dithered audio really isn’t more accurate, it just sounds better, which is more important than accuracy. Returning to our opening examples, the moonscape was in dire need of dithering, while the Look-Alikes scenes were already heavily dithered. And the real world in general is heavily dithered.

So, for quantitative research aimed at guiding the design process, the trick is to value meaning above accuracy. Meaning can be gleaned via the noise you can add to the quantitative research process by including metrics outside the direct realm of your topic area. It means considering what else is adjacent to that topic area, acknowledging the importance of respondent indifference as well as their preferences, and recognizing what kind of potentially irrational motivations are behind the respondents’ approach to the topic, or the research itself.

At Method, we’ve developed a technique for observing these perceptual patterns in quantitative data by using perceptions of brands far afield of the category we’re designing for. Essentially, it’s a dithering technique for brand perceptions. This technique often displays an uncanny knack for generating those hiding-in-plain-sight aha moments that drive really useful insights. There are doubtless many other approaches you can employ once you make the leap that acknowledges the usefulness of noise in your analysis.

But no matter what format of research you use in your design development process (including no formal research at all), there are some guidelines you can follow to allow the right amount of useful noise to seep into your field of view, so that your final product does not wind up being missed on the moonscape of the marketplace:

• A LITTLE HUMILITY WORKS WONDERS.

Recognizing that you’re not the center of your target audience’s universe allows you to understand how you fit in. Be sure to take honest stock of just where your target audience places your topic area on their list of priorities.

• STEP BACK FAR ENOUGH TO ALLOW PATTERNS TO EMERGE.

No matter what metrics you’re using, consider looking several levels above them–or next to them–to identify patterns that are impossible to see when you’re too close to the subject.

• GAUGE THE LEVEL OF EXPERTISE OF YOUR TARGET AUDIENCE.

How familiar is your target audience with your subject? Are they experts or novices, and how are you defining that? Generally, the higher the level of expertise, the higher the dependence on pattern recognition. Novices carefully and slowly compare details; experts read patterns quickly and act decisively.

• CHECK THE DATA DUMPSTER BEFORE EMPTYING.

No matter where your data comes from, think about what has been omitted. Was that distracting noise that was tossed, or crucial context?

By taking a look at the entire picture–instead of isolating a single data point–you open up opportunities for understanding the motivations, reasons, and outlying factors that impact data. Contrary to popular practice of stripping out noise, noise is in fact critical to the generation of deep insights that allow us to design better and more effective brands, products, and services.

[Image: Supermarket via Shutterstock]

Identidad y la propuesta de nuestras empresas.

Por: Federico Hernández Ruiz* Consultor, socio fundador en asimetagraf.

En nuestro entorno y quehacer como empresarios hay una constante que aparece una y otra vez, esta constante es como debe ser la propuesta. Nos referimos a la propuesta de servicio o a la propuesta de producto.

Muchos de nosotros como empresarios definimos un producto o servicio y creemos que lo que sigue es comercializarlo para lo cual están las áreas de mercadotecnia y ventas.

La verdad es que todos comenzamos haciendo una propuesta con lo que tenemos o lo que creemos que debe de ser, esto no es un mal inicio. Es más, es el mejor inicio que hay, solo que este debe estar enriquecido por un halo de duda. A lo que me refiero es, lo que hemos mandado al mercado es una propuesta y como tal puede ser bien solamente recibida, bien recibida o incluso puede ser rechazada. Si concebimos que lo que hicimos fue una propuesta y que estamos reconociendo lo que la gente o el mercado quiere, entonces podremos mejorar o cambiar nuestra propuesta. Y es justo ahí donde muchos nos atoramos. Creemos que lo que proponemos es lo adecuado y que solo debe ser mercadeado o vendido adecuadamente, pero eso no es del todo cierto.

Efectivamente, mercadotecnia nos ayudará muchísimo. Sus técnicas y procesos facilitarán la manera en que nos comunicamos con la gente pero siempre necesitará contar con la clara identidad de la empresa. Si esta identidad tiene oportunidades no atendidas, mercadotecnia y ventas se verán limitadas en sus capacidades para entregar un mensaje claro, contundente y con la fuerza necesaria no solo para entregar, sino para que la gente lo pida.

Les comparto, hacer una propuesta necesita incluir una palabra: “Valor”. Necesitamos hacer una propuesta de valor. En la cual está implícito un beneficio para la persona o entidad que va a usar o consumir el producto o servicio. Así es, nuestra propuesta debe beneficiar a alguien y por supuesto a nosotros también.

En este diálogo que existe entre lo que ofrecemos y entregamos, con quien recibe y usa, es donde muchos perdemos camino o dejamos de ver con claridad hacia dónde vamos. Creemos que si cambiamos nuestra propuesta, dejaremos de beneficiarnos, dejaremos de ser quiénes somos, perderemos nuestra identidad, la razón de ser. Yo les comparto que esto no es así.

La razón es que antes que nada, nuestras empresas y nosotros somos entes sociales y funcionamos en sistemas de convivencia. Nuestro intercambio es eso, un sistema en el que participan diferentes actores o elementos y todos construyen una experiencia que sucede.

Todos vivimos la empresa y sus productos. Al manejar un carro, no solo consideramos la marca, sentimos los asientos, olemos el interior del carro, escuchamos el motor, vemos los accesorios y tocamos las vestiduras, los asientos y el volante; al manejar, escuchamos el sonido de todo el carro en tránsito. En fin, es un sistema que vivimos con la marca y el modelo, sabemos que la identidad y su propuesta es la que nos gusta.

Es por está razón que nuestra propuesta y nuestra identidad están estrechamente relacionadas, necesitan reconocerse en un sistema en el que ante todo hay intercambios. Intercambios de productos y servicios por dinero, pero también hay emociones, relaciones, vivencias, espacios… Es un conjunto de elementos que debe tomarse en cuenta para reconocer con mayor claridad: quiénes somos, cómo participamos, cómo somos percibidos y lo mejor, cómo nos concebimos.

Es un sistema que está vivo y que puede moldearse o cambiarse en el momento que sea necesario.

Esta dinámica de vivencias le sucede tanto a la gran empresa como al micro empresario. Todos participamos y contribuimos en estos sistemas. Todos podemos cambiar y transformarnos para tener una mejor relación con nuestro entorno, para ser más competentes, si así lo queremos ver.

Podemos ser y tener la identidad que decidamos, para hacer la mejor propuesta al mercado. Una propuesta de valor que nos beneficia a todos.

Si reflexionamos sobre nuestra identidad como empresa y recordamos que la identidad se vive y sucede, entonces podemos relacionarla con el cómo queremos que esto suceda. Yo tomo como principio las características que definen ser competente y éstas son:

Parecer ser, ser y actitud

Todos conocemos empresas que podríamos colocar en esta definición. Es más, por ella tomamos muchas decisiones para relacionarnos con ella. Nuestras decisiones van desde el coche que usamos, el lugar en el que vivimos, el grupo con el que convivimos, etc. Como personas nos sucede exactamente igual. Convivimos en el sistema y llegamos a acuerdos o principios que nos guían para actuar.

La identidad de una empresa está estrechamente relacionada con su propuesta y es por ésta que podemos ver con claridad si nos propone un beneficio.

A todos nos ha pasado que hemos sentido desconfianza sobre un artículo, un servicio o una persona. Hay algo que no nos gusta. La respuesta está en cómo nos sucede ese contacto, cómo identificamos si nos conviene o no. La razón atrás es que el sistema está actuando y el conjunto de elementos que están participando no entregan un mensaje coherente y congruente. Sencillamente hay algo fuera de lugar. Y no digo que algo esté mal, digo que hay algo fuera de lugar, algo que desentona y que muy posiblemente necesite ajustarse.

Parecer ser, ser y actitud no son características que se dan por creación espontánea, son expresiones de la empresa. La empresa, sus empresarios y colaboradores construyen de manera cotidiana esta identidad.

La identidad por eso no se puede inventar o colocarse, la identidad es una expresión única de cada empresa. Como dice el dicho: “La mona aunque se vista de seda, mona se queda”, y la empresa no es ajena a este dicho.

Un buen ejemplo del manejo común de la identidad es la de crear un logotipo. Un logotipo puede servir para identificar a la empresa, para que la ubiquen solamente. Pero no llegará a ser una identidad hasta que contenga y represente a ese sistema dinámico que es la empresa. Un logotipo se transformará en identidad hecha marca al contener esa expresión cultural de empresa.

Una identidad puede tener diferentes propuestas, entendiendo propuesta de servicio o producto durante el tiempo. Además es la manera en que interactúa con su entorno. Una identidad es un proceso que nunca termina, que trasciende en el tiempo y contribuye a la construcción de una cultura.

Una identidad implica poder ofrecer un servicio desde el interior de su razón de ser.

Por quien somos, proponemos y resolvemos para tu beneficio, para el beneficio de todos.

Tener una identidad con una propuesta clara parece sencillo y sí lo es. Lo único que se requiere es disposición para reconocer que participamos en un sistema. En el cual tenemos características únicas por las que hacemos y ofrecemos un producto o servicio. Lo hacemos con una propuesta que corresponde a nosotros, gracias al proceso de reflexión constante, continuo y estructurado que hacemos. Tener identidad y una propuesta significa que hemos diseñado quiénes somos y cómo nos relacionamos.

El secreto está en el diseño.

La palabra clave es: “Diseñamos”. Diseñar no es otra cosa que recrear un proceso de reflexión que nos permite cuestionarnos el por qué hacemos lo que hacemos, cómo lo hacemos, para quién lo hacemos, qué esperamos y qué esperan de nuestro producto o servicio. Diseñar no es embellecer, no es acomodar para que se vea bien. Diseñar implica observar, reconocer, crear ideas, hipótesis, probar y experimentar.

Diseñar nos invita a instalar un proceso continuo de reflexión, capaz de alimentar a la empresa y expresarse en todas las áreas, incluyendo la manera en que se entregan o se brindan servicios. Identidad y propuesta requieren ser definidos por diseñadores. Si eres empresario, este es el momento de comenzar a diseñar tu empresa, sus productos y servicios. Con ello podrás contar con una de los capitales más grandes que una empresa puede tener: el ser querida, deseada o admirada. Podrás lograr con tu empresa ser la razón por la que muchas personas conducen sus vidas, ser un contribuyente de valores y riqueza en la sociedad. Con tu aportación, la sociedad entera te retribuirá con lealtad y con sentido de pertenencia. La gente adentro y afuera de la empresa se sentirá orgullosa de pertenecer a ella, a tu empresa.

Ahora sí, si en tus planes está darle identidad a tu empresa y crear una propuesta, acompáñate de los diseñadores adecuados como lo son los consultores de la comisión de Consultores de Coparmex en Querétaro. Más de uno podrá acompañarte, pero sobre todo, podrás liberarte de los mitos que te detienen.

Si decides contratar a un diseñador para crear una imagen que te identifique, cuida que no sea solo un embellecedor o creador de disfraces. Con él o sin él, saldrá a relucir la verdadera identidad de quién eres y cómo es tu empresa.

 

* D.G. Federico Hernández Ruiz

Socio fundador y Consultor en Identidad estratégica en asimetagraf y representante para la CGTFL en México de Duraznos, Nectarinas y Ciruelas California

Como consultor se destaca en la creación de sistemas de identidad especializado en productos de consumos. Su trayectoria cuenta con más de 20 años de experiencia y ha colabora desde grandes transnacionales hasta pequeñas y micro empresas. Algunas de éstas son: Kellogg’s, Heinz, La Perla, Grupo Pando, entre otros.

Actualmente representa a la California Grape and Tree Fruit League “CGTFL” para la promoción de duraznos, nectarinas y ciruelas California en México. https://www.facebook.com/CaliforniaDNC

Para conocer más de asimetagraf y su propuesta, favor de entrar a: http://www.asimetagraf.com

Para contactar a Federico y conocer más sobre su trayectoria, entrar a: http://www.linkedin.com/in/federicohernandezruiz

Gracias a Doralis Herrera por su corrección de estilo. Sin su ayuda, estás líneas serían caóticas.

Identidad y la propuesta de nuestras empresas.

Por: Federico Hernández Ruiz

En nuestro entorno y quehacer como empresarios hay una constante que aparece una y otra vez, esta constante es como debe ser la propuesta. Nos referimos a la propuesta de servicio o a la propuesta de producto.

Muchos de nosotros como empresarios definimos un producto o servicio y creemos que lo que sigue es comercializarlo para lo cual están las áreas de mercadotecnia y ventas.

La verdad es que todos comenzamos haciendo una propuesta con lo que tenemos o lo que creemos que debe de ser, esto no es un mal inicio. Es más, es el mejor inicio que hay, solo que este debe estar enriquecido por un halo de duda. A lo que me refiero es, lo que hemos mandado al mercado es una propuesta y como tal puede ser bien solamente recibida, bien recibida o incluso puede ser rechazada. Si concebimos que lo que hicimos fue una propuesta y que estamos reconociendo lo que la gente o el mercado quiere, entonces podremos mejorar o cambiar nuestra propuesta. Y es justo ahí donde muchos nos atoramos. Creemos que lo que proponemos es lo adecuado y que solo debe ser mercadeado o vendido adecuadamente, pero eso no es del todo cierto.

Efectivamente, mercadotecnia nos ayudará muchísimo. Sus técnicas y procesos facilitarán la manera en que nos comunicamos con la gente pero siempre necesitará contar con la clara identidad de la empresa. Si esta identidad tiene oportunidades no atendidas, mercadotecnia y ventas se verán limitadas en sus capacidades para entregar un mensaje claro, contundente y con la fuerza necesaria no solo para entregar, sino para que la gente lo pida.

Les comparto, hacer una propuesta necesita incluir una palabra: “Valor”. Necesitamos hacer una propuesta de valor. En la cual está implícito un beneficio para la persona o entidad que va a usar o consumir el producto o servicio. Así es, nuestra propuesta debe beneficiar a alguien y por supuesto a nosotros también.

En este diálogo que existe entre lo que ofrecemos y entregamos, con quien recibe y usa, es donde muchos perdemos camino o dejamos de ver con claridad hacia dónde vamos. Creemos que si cambiamos nuestra propuesta, dejaremos de beneficiarnos, dejaremos de ser quiénes somos, perderemos nuestra identidad, la razón de ser. Yo les comparto que esto no es así.

La razón es que antes que nada, nuestras empresas y nosotros somos entes sociales y funcionamos en sistemas de convivencia. Nuestro intercambio es eso, un sistema en el que participan diferentes actores o elementos y todos construyen una experiencia que sucede.

Todos vivimos la empresa y sus productos. Al manejar un carro, no solo consideramos la marca, sentimos los asientos, olemos el interior del carro, escuchamos el motor, vemos los accesorios y tocamos las vestiduras, los asientos y el volante; al manejar, escuchamos el sonido de todo el carro en tránsito. En fin, es un sistema que vivimos con la marca y el modelo, sabemos que la identidad y su propuesta es la que nos gusta.

Es por está razón que nuestra propuesta y nuestra identidad están estrechamente relacionadas, necesitan reconocerse en un sistema en el que ante todo hay intercambios. Intercambios de productos y servicios por dinero, pero también hay emociones, relaciones, vivencias, espacios… Es un conjunto de elementos que debe tomarse en cuenta para reconocer con mayor claridad: quiénes somos, cómo participamos, cómo somos percibidos y lo mejor, cómo nos concebimos.

Es un sistema que está vivo y que puede moldearse o cambiarse en el momento que sea necesario.

Esta dinámica de vivencias le sucede tanto a la gran empresa como al micro empresario. Todos participamos y contribuimos en estos sistemas. Todos podemos cambiar y transformarnos para tener una mejor relación con nuestro entorno, para ser más competentes, si así lo queremos ver.

Podemos ser y tener la identidad que decidamos, para hacer la mejor propuesta al mercado. Una propuesta de valor que nos beneficia a todos.

Si reflexionamos sobre nuestra identidad como empresa y recordamos que la identidad se vive y sucede, entonces podemos relacionarla con el cómo queremos que esto suceda. Yo tomo como principio las características que definen ser competente y éstas son:

“Parecer ser, ser y actitud”

Todos conocemos empresas que podríamos colocar en esta definición. Es más, por ella tomamos muchas decisiones para relacionarnos con ella. Nuestras decisiones van desde el coche que usamos, el lugar en el que vivimos, el grupo con el que convivimos, etc. Como personas nos sucede exactamente igual. Convivimos en el sistema y llegamos a acuerdos o principios que nos guían para actuar.

La identidad de una empresa está estrechamente relacionada con su propuesta y es por ésta que podemos ver con claridad si nos propone un beneficio.

A todos nos ha pasado que hemos sentido desconfianza sobre un artículo, un servicio o una persona. Hay algo que no nos gusta. La respuesta está en cómo nos sucede ese contacto, cómo identificamos si nos conviene o no. La razón atrás es que el sistema está actuando y el conjunto de elementos que están participando no entregan un mensaje coherente y congruente. Sencillamente hay algo fuera de lugar. Y no digo que algo esté mal, digo que hay algo fuera de lugar, algo que desentona y que muy posiblemente necesite ajustarse.

Parecer ser, ser y actitud no son características que se dan por creación espontánea, son expresiones de la empresa. La empresa, sus empresarios y colaboradores construyen de manera cotidiana esta identidad.

La identidad por eso no se puede inventar o colocarse, la identidad es una expresión única de cada empresa.

Como dice el dicho: “La mona aunque se vista de seda, mona se queda”, y la empresa no es ajena a este dicho.

Un buen ejemplo del manejo común de la identidad es la de crear un logotipo. Un logotipo puede servir para identificar a la empresa, para que la ubiquen solamente. Pero no llegará a ser una identidad hasta que contenga y represente a ese sistema dinámico que es la empresa. Un logotipo se transformará en identidad hecha marca al contener esa expresión cultural de empresa.

Una identidad puede tener diferentes propuestas, entendiendo propuesta de servicio o producto durante el tiempo. Además es la manera en que interactúa con su entorno. Una identidad es un proceso que nunca termina, que trasciende en el tiempo y contribuye a la construcción de una cultura.

Una identidad implica poder ofrecer un servicio desde el interior de su razón de ser. -Por quien somos, proponemos y resolvemos para tu beneficio, para el beneficio de todos-.

Tener una identidad con una propuesta clara parece sencillo y sí lo es. Lo único que se requiere es disposición para reconocer que participamos en un sistema. En el cual tenemos características únicas por las que hacemos y ofrecemos un producto o servicio. Lo hacemos con una propuesta que corresponde a nosotros, gracias al proceso de reflexión constante, continuo y estructurado que hacemos. Tener identidad y una propuesta significa que hemos diseñado quiénes somos y cómo nos relacionamos.

El secreto está en el diseño. La palabra clave es: “Diseñamos”. Diseñar no es otra cosa que recrear un proceso de reflexión que nos permite cuestionarnos el por qué hacemos lo que hacemos, cómo lo hacemos, para quién lo hacemos, qué esperamos y qué esperan de nuestro producto o servicio. Diseñar no es embellecer, no es acomodar para que se vea bien. Diseñar implica observar, reconocer, crear ideas, hipótesis, probar y experimentar.

Diseñar nos invita a instalar un proceso continuo de reflexión, capaz de alimentar a la empresa y expresarse en todas las áreas, incluyendo la manera en que se entregan o se brindan servicios. Identidad y propuesta requieren ser definidos por diseñadores. Si eres empresario, este es el momento de comenzar a diseñar tu empresa, sus productos y servicios. Con ello podrás contar con una de los capitales más grandes que una empresa puede tener: el ser querida, deseada o admirada.

Podrás lograr con tu empresa ser la razón por la que muchas personas conducen sus vidas, ser un contribuyente de valores y riqueza en la sociedad. Con tu aportación, la sociedad entera te retribuirá con lealtad y con sentido de pertenencia. La gente adentro y afuera de la empresa se sentirá orgullosa de pertenecer a ella, a tu empresa.

Ahora sí, si en tus planes está darle identidad a tu empresa y crear una propuesta, acompáñate de los diseñadores adecuados como lo son los consultores de la comisión de Consultores de Coparmex en Querétaro. Más de uno podrá acompañarte, pero sobre todo, podrás liberarte de los mitos que te detienen.

Si decides contratar a un diseñador para crear una imagen que te identifique, cuida que no sea solo un embellecedor o creador de disfraces. Con él o sin él, saldrá a relucir la verdadera identidad de quién eres y cómo es tu empresa.

D.G. Federico Hernández RuizSocio fundador y Consultor en Identidad estratégica en asimetagraf y representante para la CGTFL en México de Duraznos, Nectarinas y Ciruelas California

Como consultor se destaca en la creación de sistemas de identidad especializado en productos de consumos. Su trayectoria cuenta con más de 20 años de experiencia y ha colabora desde grandes transnacionales hasta pequeñas y micro empresas. Algunas de éstas son: Kellogg’s, Heinz, La Perla, Grupo Pando, entre otros.

Actualmente representa a la California Grape and Tree Fruit League “CGTFL” para la promoción de duraznos, nectarinas y ciruelas California en México. https://www.facebook.com/CaliforniaDNC

Para conocer más de asimetagraf y su propuesta, favor de entrar a: http://www.asimetagraf.com

Para contactar a Federico y conocer más sobre su trayectoria, entrar a: http://www.linkedin.com/in/federicohernandezruiz